Por Ariel Alan

En el marco del Festival BAFICI 2014 de Argentina, se estrenó el corto “Yo nena, yo princesa”, dirigido por Valeria Paván y María Aramburú.

El corto “Yo nena, yo princesa”, que cuenta la experiencia trans de una niña de cinco años, se estrenó en Argentina en el marco del Festival BAFICI 2014, en la Sección Panorama competencia Derechos Humanos. El proyecto está dirigido por Valeria Paván y María Aramburú.

Luana es una niña trans que obtuvo su nuevo DNI acorde con su identidad de género autopercibida, convirtiéndose en el primer caso en el mundo en que el Estado reconoce este derecho a una menor de edad sin judicializar el trámite.

Todo comenzó cuando la madre de la menor le escribió una carta a la presidente de Argentina, Cristina Kirchner, pidiéndole que la ayude a obtener un nuevo DNI, luego de que se lo denegaran en el Registro Civil de su distrito, en Haedo, donde intentó tramitarlo, siguiendo el procedimiento previsto en la Ley de Identidad de Género para los menores de edad. Su pedido fue denegado en tres oportunidades.

César Cigliutti, Presidente de la CHA (Comunidad Homosexual Argentina) dijo: “Este film es un nuevo acto de visibilidad, en el ámbito de la cultura, sobre “Lulú” con el valor del testimonio de su madre, Gabriela. Esperamos que resulte tan revelador y que los/as conmueva como a nosotros/as.”

Por su parte, Pedro Paradiso Sottile, Secretario y Coordinador del Área Jurídica de la CHA manifestó: " Estamos muy felices por mostrar el tema de Lulú, para darle la dignidad, el respeto integral al interés superior del niño y la niña y adolescente, la oportunidad de vivir y ejercer sus derechos, rompiendo los viejos paradigmas de exclusión y tutela restrictiva.”

Finalmente, Valeria Paván, Coordinadora del Área de Salud de la CHA, dijo: “Este documental es más que una entrevista: es un fragmento privilegiado de una historia compleja y singular, no única. Es entre muchas otras cosas un testimonio que nos enfrenta con nuestras propias ideas acerca de la vida, de lo que "tiene que ser", de lo que "debe ser" y sobre todo, de lo que es. No existe una respuesta, pero Gabriela en un relato que conmueve, nos entrega algunas pistas para pensar cómo enfrentamos el desconcierto con amor, dignidad y valor.”



Fuente: "Yo nena, yo princesa": la experiencia trans de una niña de cinco años