En Finlandia, un joven grabó un experimento social para ver qué grado de conocimiento y de tolerancia tiene la gente sobre el VIH, usando para ello un cartel en el que decía que tiene VIH y pidiendo que lo tocaran.