Por Rosa Ortiz.
Andalucía, una de las comunidades pioneras en la aprobación de leyes que protegen la libertad sexual -ahí está, por ejemplo, la Ley que garantiza los derechos, la igualdad de trato y no discriminación de las personas LGTBI (gais, lesbianas, transexuales, bisexuales e intersexuales), que ratificó el Parlamento regional a finales del año pasado-, acaba de poner en marcha una campaña en redes dirigida a jóvenes que, con la etiqueta #AhoraNosVes, nace como un grito contra la intolerancia. “Queremos hacer partícipes a que quienes no forman parte de este colectivo y visibilizar también la realidad de quienes sí somos LGTBI”, ha explicado hoy Francisco Pizarro, coordinador regional del Instituto Andaluz de la Juventud, que presentó en Almería la campaña.
unnamed.jpg
Con cinco historias reales protagonizadas “por personas reales, con nombres y apellidos”, la campaña #AhoraNosVes, cuenta con un spot y una serie de entrevistas y muestra la realidad de un chico gay y de cinco mujeres -una pareja de lesbianas casadas y con un bebé. una chica bisexual, otra intersexual y una transexual que inició el proceso de reasignación de sexo a los 19 años- que, desde una óptica positiva, cuentan sus diferentes impresiones sobre su orientación o identidad sexual y sobre cómo la sociedad ha reaccionado ante cada una de sus diferentes realidades.

Mujeres protagonistas

Que la mayor parte de las protagonistas de la campaña sean mujeres no es casualidad. “Hemos querido hacer hincapié en la lucha feminista del Gobierno andaluz y en la doble discriminación que sufren muchas de estas mujeres”, ha apuntado Pizarro. El material que se ha realizado servirá para trabajar en clase, de la mano de los profesores en los institutos, el respeto a la identidad sexual y a la libertad afectiva de cada uno.

“La juventud andaluza no es homófoba, la mayor parte se consideran a sí mismos tolerantes y respetuosos, pero pensamos que este tipo de iniciativas son buenas para alcanzar una igualdad real”, ha relatado la delegada del Gobierno de la Junta en Almería, Gracia Fernández. En 2016, en Andalucía se registraron 150 casos de delitos de odios por orientación sexual. Según los expertos, hay muchos más pero no se denuncian porque tienen a adolescentes como protagonistas. “Este análisis de delitos de odio no se hace por tasas, sino en números absolutos. Posiblemente, en Andalucía los datos sean más altos que en otras comunidades simplemente por el hecho de que aquí vive más gente”, dijo.

Entre 2014 y 2016, el sistema sanitario andaluz ha asesorado a 1.271 personas transexuales. La mayoría ha terminado iniciando los trámites necesarios para la reasignación de sexo. En cuanto al número de jóvenes que ha iniciado el procedimiento de cambio de sexo, el dato es de 201 menores de 14 años en los últimos dos años.

Fuente:
lavozdealmeria