elplural.com
05/10/2006
El magistrado no sólo está contra Garzón
Requero, contra los gays, el aborto y el Estatut
A.A.
José Luis Requero, el vocal del Consejo General del poder Judicial (CGPJ) que presentó denuncia contra el juez Garzón por su actuación en el interrogatorio a los tres peritos del ácido bórico, fue designado por el Partido Popular, y a lo largo de su carrera ha dejado claro que se opone al aborto, al Estatuto catalán y a los matrimonios homosexuales, que los considera tan absurdos como “una unión entre un hombre y un animal”.
La asociación Jueces para la Democracia (JpD) pidió ayer la dimisión de José Luis Requero como vocal del CGPJ, por considerar que “interfiere” en la labor jurisdiccional de los jueces, y en su independencia. Opina que no es admisible ”que sea justamente el órgano encargado de asegurar la independencia judicial el que cobije las actitudes de algunos vocales de la mayoría, que utilizan su cargo para atacarla, sin pudor alguno”.

Coincidente con el PP
El magistrado José Luis Requero fue propuesto por el PP como vocal del CGPJ. Y aunque él niega tener relación alguna con ese partido, sus declaraciones sobre diversas cuestiones siempre son coincidentes con las del PP. Antes de ser vocal del CGPJ fue portavoz de la conservadora Asociación Profesional de la Magistratura (APM) y se le atribuye, también, ser miembro supernumerario del Opus Dei.

Los gays, como “un hombre y un animal”
Sus opiniones sobre la ley que permitió el matrimonio entre homosexuales fueron claramente contrarias y, en algún caso, muy polémicas. Como la frase que incluyó en un informe del CGPJ, que rechazaba dicha ley: “llamar matrimonio a las uniones homosexuales supondría un cambio tan radical como llamar matrimonio a la unión entre un hombre y un animal”. La frase, finalmente, se eliminó del informe a petición del presidente del Consejo, y Requero se justificó, diciendo que había empleado “la técnica de reducción al absurdo” para defender su tesis.

Llegará el matrimonio poligámico
En sus críticas a dicha ley, Requero advirtió que con la legalización de los “matrimonios homosexuales” llevará al matrimonio poligámico, o entre hermanos, puesto que no habrán argumentos para denegarlos: “Estaremos desarmados ante las reivindicaciones poligámicas de los musulmanes, que son muchísimos más que los homosexuales”.

Sin valores
Para el magistrado, esta ley supone “inyectar una sustancia letal en la concepción de matrimonio y familia” porque pone en peligro “los valores fundamentales”. Afirma: “España está empezando a renunciar a bases fundamentales de nuestra civilización europea occidental. Nos estamos desarmando de nuestro modelo de convivencia”.

Los menores, un trofeo
Cree que uno de los “grandes perjudicados serán los menores, tomados como si fueran un trofeo que se coloca en la vitrina del colectivo homosexual.” Y lo argumenta: “Perjudica a los menores porque está científicamente demostrado que las uniones homosexuales son mucho más perecederas que las heterosexuales, tienen una duración media de cinco años”.

Desviaciones homosexuales
Considera que el matrimonio sólo puede ser entre hombre y mujer, y está pensado para tener hijos de manera “natural”: “Las desviaciones homosexuales o lesbianas se dan entre personas del mismo sexo, por lo que no existe, por pura naturaleza, ni la distinción sexual, ni la complementariedad sexual naturales. Como es obvio, tales desviaciones son, también, por naturaleza, infecundas, esto es, carecen de dimensión procreadora”.

Todos hemos sido fetos
Requero también se ha pronunciado contra el aborto, y contra la sentencia del tribunal Constitucional (TC) que recoge que le feto no es titular del derecho a la vida: “Esto permite todo tipo de tropelías en el momento en que la vida humana es más indefensa, en la fase embrionaria. Todos hemos sido fetos y los magistrados del TC también han sido embriones y deberían pensar en las consecuencias de la sentencia y los abusos a que puede dar lugar”.

Tampoco se calló José Luis Requero cuando el nuevo Estatuto catalán se estaba tramitando. Según su opinión, el Estatut es la señal de que “el estado se disgrega”, y es una “aberración jurídica” porque significa un “mutación constitucional”, es “contrario a la Constitución”. Y añade: “Es un texto lo suficientemente elástico e indeterminado como para que se llegue a una situación de derecho cercana a la independencia”.

Los vascos, partiendo troncos
Esto lo afirmó en julio, una entrevista en Periodista Digital, en la que dijo que el plan Ibarretxe pretendía lo mismo, pero de una forma más “burda y evidente”, porque “los vascos se caracterizan por partir troncos y piedras”, y los catalanes, en cambio “son fenicios, luego más listos y negociantes”.

Sólo el CGPJ es político
En esa misma entrevista, Requero afirma que la inmensa mayoría de los jueces no tienen “ninguna actuación de corte político”. La excepción, dice, el CGPJ (donde él es vocal): “Donde hay política es en el CGPJ, porque es un órgano de gobierno y político. Eso es lógico, pero lo peor es que, además de ser un órgano político, sea una plasmación de las intereses de las fuerzas políticas”.

La culpa, del albañil
El sindicato Comisiones Obreras le criticó, en su momento, por estar de acuerdo con una sentencia que eximía de responsabilidad a un empresario de la construcción por un accidente laboral, y daba la culpa al albañil que lo había sufrido.

El agresor, impredecible
Los grupos feministas también discreparon de sus opiniones, cuando defendió la decisión del juez de dar libertad provisional al imputado de agredir a Mar Herrero, que resultó muerta cuando éste salió de la cárcel, a pesar de que otros magistrados consideraban que "habían indicios suficientes" para prever lo que ocurrió. “Un juez no puede hacer futurología”, dijo