Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

El dorado arco iris

Colapsar
X
 
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • El dorado arco iris

    REPORTAJE
    El dorado arco iris

    • Numerosos gays y transexuales de Latinoamérica, Europa del Este y el Magreb piden asilo político en España
    • Huyen de la represión policial y la marginación


    ANTONIO BAQUERO
    BARCELONA

    El Eldorado que ellos vienen a buscar a España es distinto. En su caso, la aspiración a una vida mejor está teñida de los colores del arco iris. Son cada vez más numerosos los gays que abandonan sus países huyendo de la homofobia y la represión policial y buscan en España el lugar en que vivir su sexualidad sin miedo.
    "Ser gay o transexual en Latinoamérica es estar siempre en el punto de mira", dice John Jairo, un colombiano que lideró el movimiento en su país y que ha conseguido en España el estatuto de refugiado por persecución sexual.
    "En Argentina --prosigue-- la esperanza de vida de un transexual no pasa de los 32 años, pues los asesinan. En Colombia, los homosexuales, junto con los niños de la calle, somos desechables, seres a los que se elimina impunemente".

    Paquete bomba
    A John Jairo no le hace falta aportar pruebas. Basta con mirarle y descubrir el terrible vacío del brazo mutilado que perdió en la explosión de un paquete bomba.
    De 1991 a 1993, Jairo investigó los asesinatos de gays en Colombia y demostró que esas ejecuciones las llevaban a cabo policías pagados por comerciantes. Los responsables de los crímenes no se lo perdonaron y él perdió la cuenta de las veces que intentaron matarle.
    Asegura que su llegada a España fue "una liberación". "Aquí puedo ejercer mi militancia y mi opción sexual sin peligro. Puedo besarme en la calle sin que me agredan o me detengan".
    Casos como el de Jairo empiezan a menudear. Tanto, que la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) intenta que el Gobierno incluya la persecución sexual como motivo para conceder el estatuto de refugiado. Adrián Rodríguez, responsable de sensibilización de CEAR, recuerda que "en Nicaragua o Cuba, ser gay está penado, mientras que en Colombia y Ecuador se asesina a sus líderes". Además de Jairo, dos gays y un transexual ecuatorianos y una lesbiana rusa ya han conseguido asilo. Son los primeros.

    Denuncia contra el Gobierno
    Tania, una transexual costarricense, lo está esperando. En su país, ella es un precedente constitucional. Tras sufrir detenciones arbitrarias y maltratos por parte de la policía, denunció a su Gobierno ante el Tribunal Constitucional. Ganó el caso y consiguió que la indemnizaran, convirtiéndose en la líder de su colectivo.
    Esa victoria legal multiplicó sus problemas. Más detenciones, más amenazas y más agresiones. Al final, no le quedó más remedio que huir a España, adonde llegó en diciembre de 2001. "Lo peor de mi país es el asco y el desprecio que esa sociedad tan homofóbica siente hacia las personas como yo", explica. Ahora que está en un país en que vive "tranquila", estudia peluquería y acaba de operarse los pechos, lo que más teme es que le nieguen el asilo y la obliguen a regresar. "Sería como volver al infierno. Mi vida allí corre peligro".
    Ámbar, una transexual marroquí, también está la espera de que el Gobierno responda a su petición de asilo. Pese a todo, está exultante. Acaba de cumplir el sueño de su vida: cambiarse de sexo. El camino hasta aquí no ha sido fácil. "Mi familia me echó de casa con 17 años", recuerda, antes de relatar toda una pesadilla: "Vives escondida. Ni al andar puedes ser tú misma y contonearte. Tienes que andar como un macho".

    Insultos y palizas
    La transexual asegura que "si vas por la calle y detectan que eres gay, ya la has pifiado. La gente te insulta. Hay jóvenes que te golpean e incluso llegan a rajarte la cara. Además, la policía te detiene y puede pegarte e incluso violarte. Allí vives instalada en el miedo; tengo cicatrices por todo el cuerpo". Esa situación le llevó, con 20 años, a meterse en los bajos de un camión y emigrar. "Prefería morir a vivir así".
    España le impactó. Todavía recuerda la primera vez que entró en una discoteca gay. "Fue indescriptible ver que gente como yo podía bailar, ligar y besarse. Descubrí lo maravillosa que es la libertad".
    Su sorpresa fue mayor al descubir los cambios de sexo. "En Marruecos, ni sabía que un hombre podía convertirse en mujer. Cuando me enteré, empecé a luchar para conseguirlo". Ahora asegura que "no volvería a Marruecos ni muerta" y que "muchos gays marroquís se vienen en pateras".

    Sexualidad clandestina
    Manuel Ródenas, un abogado del Colectivo de Gays, Lesbianas y Transexuales de Madrid (COGAM), trata con muchos inmigrantes homosexuales . "Los musulmanes --explica-- son gente que ha vivido su homosexualidad como algo clandestino. Los que vienen de Latinoamérica, en cambio, ya están algo más organizados".
    "Para muchos gays latinos, España siempre ha sido el referente y ahora lo es aún más", afirma Ródenas, en referencia a las bodas gays. También lo es en países más desarrollados. "Hay -asegura- gays latinos que emigraron a Italia para tener la doble nacionalidad y que se han instalado en España".
    http://www.elperiodico.com/default.a...PK=11&h=050710
    Editado por última vez por José Benito; https://www.amicsgais.org/forums/member/3-josé-benito en , 12:27:04.
Trabajando...
X