VictorGutierrez(1)-U86348831358lOx-620x349@abc.JPG

El jugador del C.N. Terrassa celebra la sanción al rival que le profirió un insulto homófobo: «No tenemos por qué aguantar este tipo de comportamientos ni actitudes ni un segundo más»

El pasado 16 de abril, Víctor Gutiérrez, jugador de waterpolo profesional del C.N. Terrassa, denunció en su cuenta de Twitter haber recibido insultos homófobos de Nemanja Ubovic, del C.N. Sabadell. La denuncia puso de manifiesto la impunidad con la que históricamente se manifiestan este tipo de comportamientos. Sin embargo, el castigo posterior ha supuesto un hito para el deporte español.

Tras la investigación pertinente por parte del Consejo Superior de Deportes y la Federación Española de Natación, se decidió sancionar disciplinariamente a Ubovic, convirtiéndose así en la primera sanción por homofobia en la historia del deporte español. Este miércoles, Víctor atendió a los medios de comunicación en rueda de prensa para valorar lo sucedido estos últimos días.

«Tristemente, todavía hay una minoría que no respeta y perpetúa comportamientos contra el colectivo LGTBI, y lo hace con la complicidad de una mayoría que mira para otro lado, que calla mientras muchos sufren en silencio. No lo podemos permitir, no hay más tiempo para erradicar estos comportamientos en el deporte. Tiene que ser ya», dijo nada más empezar.

«Decidí denunciar esta situación, dar un paso al frente, por toda esa gente que no tiene las herramientas para hacerlo, que no tiene la visibilidad para denunciar este tipo de situaciones. Lo hice para que el día de mañana ellos lo tengan más fácil», aseguró. Víctor, que salió del armario en 2016, es un reconocido activista por los derechos del colectivo LGTBI, motivo que le empujó también a hacer públicos los insultos: «Con mi silencio entendía que el mensaje que lanzaba a los jóvenes deportistas, a los niños o a los profesionales era equivocado. Tenía una disyuntiva muy clara: ser parte del problema o parte de la solución. No tenemos por qué aguantar este tipo de comportamientos ni actitudes ni un segundo más y hay que denunciar y que se activen todas las herramientas necesarias para que la situación cambie», subrayó.

En palabras del jugador del C.N. Terrassa, no es la única vez que le ocurre algo parecido, pero sí la primera en la que el jugador rival no muestra algún tipo de arrepentimiento después. Y es que tras llamarle «maricón» durante el partido, Ubovic se lo repitió cuando había acabado tras negarle Víctor el saludo. «Los comportamientos homófobos no son casos aislados, los llevamos viviendo toda la vida en el deporte, y por eso considero que desde las instituciones hay que trabajar para sacar adelante protocolos para que no vuelva a pasar», reclamó.

El ejemplo que puso fue el del racismo, más perseguido ahora que hace unas décadas, lo que ha conseguido reducir considerablemente este tipo de discriminaciones: «Con muchísimo trabajo institucional se ha logrado sensibilizar al conjunto de la sociedad sobre estos temas y trabajar para eliminarlo cada vez más. Sigue habiendo racismo, pero se condena y se persigue, y esto es lo mismo que tiene que ocurrir con la LGTBIfobia. Hay que lanzar un mensaje contundente de repulsa».

Víctor también quiso agradecer el apoyo de los aficionados, de su club, de la Federación Española de Natación y del CSD, los cuales han luchado para que se aplicara una sanción que promete ser un punto de inflexión en el deporte español: «Hemos dado un paso muy importante para cambiar las cosas. En España, la LGTBIfobia no tiene cabida y se va a empezar a perseguir. Esto es algo mucho más grande que yo y el otro jugador, tiene que ver con los comportamientos que se producen todos los días y que a muchas personas les marcan la vida para siempre. Hemos metido un gol por toda la escuadra a la LGTBIfobia. No tenemos por qué tolerar algo así en ningún ámbito de nuestra vida», dijo.

Una sanción que ha tardado en llegar, a su juicio, por «una cuestión cultural». «Los primeros insultos que aprende un niño son 'puta' y 'maricón'. Hay una falta brutal de sensibilización. A lo largo de mi vida me han dado miles de charlas de todo tipo, y nunca de diversidad sexual. Hay que educar en valores de tolerancia y diversidad». Además, aprovechó para reclamar una ley del deporte donde quede recogido «expresamente el delito de la LGTBIfobia».

Finalmente, preguntado sobre si es equiparable un insulto homófobo con otro tipo de insulto que se puede escuchar en un recinto deportivo, Víctor dijo lo siguiente: «Evidentemente, condeno todo tipo de violencia, ya sea física o verbal, en cualquiera de sus expresiones. La violencia contra el colectivo LGTBI o el colectivo racial no es comparable a otras, ya que nos puede afectar que se metan con tu madre o que te llamen gordo, pero tú no te tienes que sentar delante de tus padres a decirles que gordo, o tú no vas a tener miedo de viajar a un país por ser gordo. Hay un tipo de violencia muy específica contra el colectivo LGTBI y que solo nosotros entendemos porque la hemos sufrido toda la vida. Creo que este tema requiere una mayor sensibilización. La orientación sexual está penada con la muerte es muchos países del mundo y todavía existen terapias de conversión para 'curarnos'», concluyó.

Fuente: https://www.abc.es/deportes/abci-victor-gutierrez-hemos-metido-toda-escuadra-lgtbifobia-202105051226_noticia.html?fbclid=IwAR0E4dGMryyGV3Q 1ks8dwcKD3wgB71ygQmp0la1PJ9mg44s9-WuvTi0pyZY