Fuente: Carlaantonelli.com

Aguirre rodeada transexuales dice que no quiere que las bodas gays se llamen matrimonio




Noticias actualizadas a las 17.00 horas del 18-06-2008
Parece que Esperanza no quiere o no le apetece decir la verdad y lo que esta esconde; que si no se llama matrimonio, tarde o temprano el matrimonio “convencional” se les hubiese dado nuevos derechos y las uniones de homosexuales se hubiesen quedado descolgadas de los nuevos avances adquiridos, sobre todo si quien estuviera en el Gobierno en ese momento hubiese sido el partido a quien ella pertenece. Resulta llamativo que estas declaraciones las realice en una visita al Centro de Atención a Homosexuales y Transexuales de la Comunidad de Madrid, rodeada de transexuales y homosexuales y soltando estas perlas por su boca. “Tierra trágame” hubiese dicho una servidora, si por avatares del destino hubiese estado en medio de esa foto.
EFE y Redacción Diario Digital Transexual-. Rodeada de transexuales, tras la presentación del informe correspondiente a 2007, Esperanza Aguirre ha reiterado que se siente partidaria de este colectivo. La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, se ha mostrado contraria al recurso de inconstitucionalidad del PP contra la ley que regula las bodas "gay", porque está a favor de ellas, y ahora viene la contradicción con tal de hacer política, incluso en casa del propio afectado, pero no de que se las llame "matrimonios" por el "deseo" del Gobierno de "meter el dedo en el ojo a los católicos".
Realmente lamentable que estas declaraciones las haga aprovechando una visita a este Centro y rodeada de publico GLTB, pudiendo parecer que estas afirmaciones son avaladas por quienes estaban a su lado, haciéndoles participes sin su consentimiento de la discriminación y exclusión hacia su propio colectivo.
Aguirre ha hecho estas declaraciones tras visitar el Servicio Regional de Atención a Homosexuales y Transexuales, al ser preguntada sobre las enmiendas que se presentarán en el XVI Congreso Nacional del PP en defensa de la ley que regula los matrimonios entre personas del mismo sexo, que ha sido recurrida por este partido ante el Tribunal Constitucional.

La presidenta madrileña ha recordado que "desde el principio" se ha opuesto a que su partido presentara el recurso "no porque pensara que jurídicamente no podía haber razón, sino porque entendía que eso se iba a interpretar como un ataque a los gays".

Ha indicado que hoy en día continúa pensando "exactamente lo mismo", si bien ha puntualizado que la unión entre personas del mismo sexo podía "perfectamente" haberse regulado "sin necesidad de llamarlo matrimonio".

A su juicio, la denominación de "matrimonio" para este tipo de uniones responde al "deseo" del presidente del Gobierno, Rodríguez Zapatero, "de meter el dedo en el ojo a los católicos" en lugar de "atribuir derechos" a los homosexuales y, en general, a todos los ciudadanos y de "garantizar el ejercicio íntegro" de los mismos "cualquiera que sea su orientación sexual".
Contradicciones
El PSOE ha visto una contradicción en términos en las palabras de Aguirre. La portavoz de Familia y Asuntos Sociales del PSOE en la Asamblea de Madrid, Pilar Sánchez Acera, ha criticado que la presidenta hable de erradicar todo tipo de discriminación y que a la vez asegure que las uniones entre personas del mismo sexo no pueden llamarse matrimonio. "No se puede decir que toda discriminación, por cualquier razón que sea, y en este caso por la orientación sexual debe ser erradicada y a la vez asegurar que las uniones entre las personas del mismo sexo no deben llamarse matrimonio", ha dicho la diputada.
Ana Pastor negocia para evitar una votación sobre el matrimonio gay
La colaboradora de Rajoy se reúne con partidarios y adversarios de las bodas
País-. Mariano Rajoy, concentrado estos días en confirmar su equipo y elegir al secretario general, ha decidido dejar en manos de Ana Pastor el asunto más delicado, donde está encontrando más problemas para llegar a un pacto: el matrimonio homosexual. Ya fue el eje de la discusión hace cuatro años, y la polémica regresa. Pero ahora, la dirección negocia a la desesperada con los anti-matrimonio y los pro-matrimonio para evitar una votación en el congreso que nadie puede controlar y que, en cualquier caso, recuperaría unos titulares de prensa que no interesan al nuevo PP que promueve Rajoy.

Pastor, una persona moderada de absoluta confianza del líder del partido -la ha colocado como vicepresidenta del Congreso de los Diputados, un puesto de honor que sin embargo implica dejarla fuera del poder ejecutivo en el PP- se reunió ayer en secreto con cuatro representantes del ala más vinculada a las posiciones de la Conferencia Episcopal. Lo hizo en el despacho de Jorge Fernández, también vicepresidente del Congreso y cercano a Rajoy, que es el hombre que a menudo pone en contacto a éste con la cúpula de la Conferencia Episcopal.

En la cita estaban presentes otras personas cercanas a las posiciones de la Iglesia como Eugenio Nasarre, Ángel Pintado y Luis Peral. Pastor trató de tranquilizarles, según alguno de los presentes, sobre el matrimonio homosexual y les dijo que la dirección está buscando una transaccional en la línea de lo aprobado en 2004, que apostaba por diferenciar entre el matrimonio tradicional y las parejas del mismo sexo.

Sin embargo, Pastor les dijo a los representantes del sector más cercano a las posiciones de la Iglesia que esta vez los pro-matrimonio no aceptarán tan fácilmente la derrota. Después, Pastor habló con estos últimos. Especialmente con su principal representante, Cristina Cifuentes, vicepresidenta de la Asamblea de Madrid, y cercana a Esperanza Aguirre.

Cifuentes presentó una enmienda, similar a otra de Ángel Garrido, concejal del PP de Madrid, en la que reclaman que el PP "apoye y defienda la actual legislación española relativa a matrimonios de personas del mismo sexo". Pastor le ha explicado a Cifuentes que la palabra matrimonio genera problemas en el PP, que ha presentado un recurso en el Constitucional sobre este asunto. Cifuentes está dispuesta a retirar la palabra matrimonio del texto, pero quiere que el PP "defienda y apoye" la ley actual -que habla de matrimonio- porque cree que es importante para el PP dar un salto en este asunto y asumir una ley que está vigente. Pastor quiere evitar la votación, pero Cifuentes está dispuesta a llegar hasta el final.

La familia en la ponencia de 2004
Creemos que es necesario regular jurídicamente las nuevas formas de convivencia que no responden al matrimonio tradicional, mediante la elaboración de una Ley que regule estas nuevas realidades con todos los derechos y con pleno respeto a la seguridad jurídica y a los derechos de terceros que pudieran verse afectados.

La familia en la ponencia de 2008
Es primordial garantizar la libertad de todos en la elección de sus opciones de vida y en su plena realización personal, con plena igualdad de derechos, y cualquiera que sea su orientación sexual.