Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

Consideraciones sobre el Virus Influencia (H1N1) y la infección por el VIH

Colapsar
X
 
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • Consideraciones sobre el Virus Influencia (H1N1) y la infección por el VIH

    Consideraciones sobre el virus influenza (H1N1) y la infección por el VIH
    CESIDA Ministerio de Sanidad y Política Social


    Las unidades de VIH/sida deben ser conscientes de los riesgos relevantes derivados del impacto de la gripe (H1N1) sobre la infección por el VIH para poner en marcha medidas de prevención y tratamiento.

    No hay ninguna información documentada sobre interacciones clínicas entre el VIH y el virus de la gripe (H1N1), cuya transmisión, período de incubación y manifestaciones clínicas generalmente son similares a aquellos virus de gripe estacional. La información sobre complicaciones y espectro de la enfermedad es insuficiente pero, probablemente, son similares a las de la gripe estacional. La edad y otros grupos con aumento de riesgo de complicaciones de la gripe (el H1N1) están en investigación.
    Entre los grupos de mayor riesgo se incluyen personas con inmunodeficiencias, entre las que se encuentra la infección por el VIH. El riesgo de mortalidad de la gripe estacional está aumentado entre individuos infectados por el VIH comparados con la población general. Los estudios han mostrado un mayor riesgo de hospitalizaciones relacionadas con patología pulmonar y cardiaca y de la mortalidad en personas infectadas por el VIH durante la gripe estacional a diferencia de otros momentos del año. Otros estudios han indicado que los síntomas de gripe podrían prolongarse con un aumento de las complicaciones en estos pacientes.
    Por lo tanto, las personas con infección por el VIH deben ser consideradas como de alto riesgo y una población prioritaria para estrategias preventivas y terapéuticas contra la gripe incluyendo la gripe emergente actual (H1N1).
    Los virus de la gripe (H1N1) obtenidos de México y los Estados Unidos son sensibles a oseltamivir y zanamivir, pero no a amantadine y ramantadine. Los pacientes de alto riesgo de complicaciones, incluidos los infectados por el VIH, deben ser priorizados para el tratamiento antiviral con oseltamivir o zanamivir ya que acorta la duración de enfermedad y la severidad de los síntomas. El mayor beneficio se obtiene cuando la terapia se instaura dentro de las 48 horas de iniciados los síntomas, pero este beneficio, incluidos la reducción de la mortalidad y la duración de la hospitalización, se obtienen también en su instauración más tardía.
    La duración de tratamiento estándar para la gripe estacional es 5 días, debiendo ajustarse las dosis según peso (Tabla 1)
    Los antiinflamatorios no esteroideos y la terapia sintomática reduce el malestar. La aspirina se debe evitar en niños y mujeres embarazadas debido al riesgo del síndrome de Reye. Las interacciones entre agentes antirretrovirales y oseltamivir o zanamivir no se han descrito hasta el momento.
    No hay actualmente ninguna vacuna específica contra la gripe (H1N1) pero deben seguirse las recomendaciones generales para la inmunización de gripe estacional en pacientes con infección por el VIH. Independientemente del número de CD4, se debe vacunar con la vacuna trivalente con virus inactivados, teniendo en cuenta que los individuos con enfermedad avanzada pueden no mostrar una respuesta de anticuerpo adecuada a la vacuna de gripe. Se debe evitar el empleo de vacunas con virus vivos atenuados. Las contraindicaciones al empleo de vacuna de gripe en personas con infección por el VIH son las mismas que en aquellos sin infección por el VIH
    En caso de exposición conocida deberá considerarse la profilaxis postexposición con oseltamivir o zanamivir durante 10 días. Se recomienda la profilaxis para las personas VIH que han tenido contacto familiar con el virus de la gripe (el H1N1).
    Aunque no se tengan datos para predecir el impacto de una posible pandemia del virus de la gripe sobre poblaciones afectadas por el VIH, las interacciones entre el VIH/SIDA y una gripe (H1N1) podrían ser significativas.
    Los programas de sida de los países deberán tener una planificación de las posible necesidades en las personas infectadas por el VIH especialmente en aquellos en los que la prevalencia de VIH sea elevada, considerándose en estos casos el requerimiento de una acción a nivel de salud pública ante una pandemia de gripe.

    (Para ver toda la información clica en el titular y te reedirigira)
    Editado por última vez por José Benito; https://www.amicsgais.org/forums/member/3-josé-benito en , 11:10:43.
Trabajando...
X