(traducción del original escrito en catalán, pendiente de corregir. Disculpar las molestias)

Ayer, 17 de mayo, se celebró el Día Internacional contra la homofobia, coincidiendo con la eliminación, en 1990, de la homosexualidad de las listas de enfermedades mentales por la Asamblea General de la Organización Mundial de la salud.

Desgraciadamente, 20 años después, todavía existe un nivel de homofobia en el mundo contra el que hay que luchar desde todos los ámbitos. Estos últimos meses hemos sido testigos perplejos de graves declaraciones protagonizadas por importantes líderes mundiales de diversos ámbitos. Desde destacadas personalidades de la iglesia católica, que relacionaban gratuitamente pedofilia y homosexualidad, hasta el Presidente de la República de Bolivia, Evo Morales, que hacía una absurda relación entre el consumo de alimentos transgénicos, la caída del cabello y la existencia de personas homosexuales.

Desde el Gobierno de la Generalidad de Cataluña, rechazamos firmemente cualquier forma de violencia y cualquier discriminación por razón de orientación sexual y de identidad de género, y denunciamos firmemente el hecho de que aún hoy haya más de 80 países que castigan las relaciones afectivo -sexual entre personas del mismo sexo con penas de prisión, algunos de ellos de por vida, y que todavía haya 7 estados que prevén la pena de muerte por esta causa: Irán, Mauritania, Yemen, Arabia Saudí, Sudán y varias provincias de Nigeria y Somalia. Son modelos que atentan contra los derechos y las libertades más básicas de las personas, y es necesario que desde todos los ámbitos, instituciones y sociedad civil, hacemos un llamamiento para abolir esta homofobia de estado aún persistente hoy en el mundo.

Cataluña se sitúa a la cabeza de los países comprometidos con el fin de eliminar las desigualdades sociales aún existentes para aquellas personas que, libremente, estiman de manera diferente a la socialmente establecida. Hace 6 años que desde el Gobierno de la Generalitat estamos trabajando, día a día, desde el Programa para el colectivo Gay, Lésbico y Transexual ya través del Plan Interdepartamental para la no discriminación de las personas homosexuales y transexuales, para de incidir desde todos los ámbitos del gobierno en la normalización de la realidad homosexual y transexual. Porque entendemos que el abordaje de la homofobia y la lesbofobia hay que hacerla de manera transversal, con especial incidencia en la formación a todos los niveles y la sensibilización de la sociedad hacia una realidad que existe y que durante mucho tiempo ha sido invisibilizada. El fomento del respeto hacia todas las personas, hacia todas las opciones de vida y, en definitiva, hacia la igualdad de los derechos de todas las personas, es una clara prioridad de este Gobierno.

Cataluña ha sido pionera en el diseño de estas políticas transversales y, como tal, formamos parte de la Red de Gobiernos Europeos que realizan políticas activas para las personas lesbianas, gays, bisexuales y transexuales. Aunque en nuestro país la igualdad de derechos legal es un hecho, aún nos queda lo más difícil: luchar contra la homofobia, la lesbofobia y la transfobia social que está latente en nuestra sociedad. Desde el Gobierno trabajamos día a día para avanzar en este aspecto, aunque somos conscientes de que dejar atrás prejuicios y cambiar actitudes necesita de la complicidad de todos y de todas.

Carmen Puerta (Secretaria de Políticas Familiares y Derechos de Ciudadanía) y Marta Molina (Responsable del Programa para el colectivo gay, lésbico y transexual)
Barcelona, ​​18 de mayo de 2010

Share This