(traducción del original escrito en catalán, pendiente de corregir. Disculpar las molestias)

El Estatuto de Autonomía de Cataluña establece en su artículo 40.7 que « los poderes públicos deben promover la igualdad de las distintas uniones estables de pareja, teniendo en cuenta sus características, con independencia de la orientación sexual de sus miembros . La ley debe regular dichas uniones y otras formas de convivencia y sus efectos «. Asimismo, el artículo 40.8 establece que « los poderes públicos deben promover la igualdad de todas las personas con independencia de su origen, la nacionalidad, el sexo, la raza, la religión, la condición social o el orientación sexual, así como promover la erradicación del racismo, del antisemitismo, de la xenofobia, de la homofobia y de cualquier otra expresión que atente contra la igualdad y la dignidad de las personas «.

El Acuerdo político que dio lugar a la legislatura recogía una serie de propuestas que mencionaban expresamente a gays, lesbianas y transexuales. Las propuestas están recogidas en el capítulo Cataluña, una nación socialmente avanzada . Concretamente, el apartado II referente a bienestar social, en el punto 5.10 de las políticas de acción social. Esta primera declaración de intenciones de gobierno tiene cuatro puntos fundamentales que más tarde se han recogido en el Plan de Gobierno 2004-2007.

El Plan de Gobierno, desarrolla dicho acuerdo. Los cuatro puntos quedan reflejados en el apartado 3.2.2 de las políticas de acción social y con el título de garantizar la cohesión social , en especial de los colectivos con mayor riesgo de exclusión. Estos cuatro acuerdos son: la creación de un Plan Interdepartamental, creación de un órgano consultivo, incidir en el cambio de actitudes sociales hacia el colectivo y permitir la adopción o acogida de familias homosexuales.

El Consejo Ejecutivo de la Generalitat aprobó el pasado 5 de septiembre este reglamento, el Plan Interdepartamental para la no discriminación de personas homosexuales y transexuales , convirtiéndose en la concreción del compromiso del Gobierno de Cataluña con el colectivo gay, lesbiano y transexual. El objetivo final del Gobierno es el de conseguir no sólo el fin de cualquier tipo de discriminación jurídica para las personas homosexuales y transexuales, sino que esta igualdad legal se traduzca también en el fin de la discriminación social que históricamente han sufrido los gays , las lesbianas y los hombres y mujeres transexuales de Cataluña. Con el presente Plan el Gobierno trabajará para conseguir la plena normalidad y visibilidad social del hecho homosexual y transexual, en cualquier ámbito y espacio, a cualquier pueblo o ciudad de Cataluña.

Para ello se proponen a lo largo de este texto un conjunto de acciones de gobierno en diferentes ámbitos, tratando la homosexualidad y la transexualidad de forma global, incidiendo en todas las expresiones de la vida cotidiana. En concreto, desde el ámbito legislativo y jurídico; desde el ámbito laboral; desde el ámbito de la salud; desde el ámbito educativo y de formación; desde el ámbito cultural y del ocio; desde el ámbito de la comunicación; desde el ámbito del bienestar y desde el ámbito de la participación y la solidaridad.

En los últimos años, cambios jurídicos y legislativos han posibilitado el matrimonio para personas del mismo sexo y la adopción conjunta, entre otros hitos. Nuevas familias y nuevos parentescos que reflejan nuevas tipologías de organizaciones y de agrupamientos familiares que desde hace bastantes años han ido formando un número importante de gays, lesbianas y transexuales. La protección y pleno desarrollo de estas relaciones familiares, que caminaban hasta hace poco sin el amparo jurídico, merecen todo un esfuerzo por parte del gobierno actual. Hay que poner fin, en definitiva, a las injusticias y al desprecio jurídico en el que se han visto sometidos a lo largo de siglos gays, lesbianas, transexuales, sus familias de origen y las nuevas familias creadas a partir de su voluntad de convivencia .

Desgraciadamente, los entornos de trabajo en nuestro país son todavía lejos de ser los espacios de convivencia que desearíamos, donde todas las personas puedan vivir de manera natural su orientación sexual. Así, tal y como reconoce el Parlamento de Cataluña en la reciente Resolución 446 / VII, sobre la igualdad laboral y profesional de las minorías sexuales en Cataluña, « las ocasiones en que se manifiesta la discriminación y la homofobia son todavía demasiado habituales: en los procesos de selección para acceder a puestos de trabajo (tanto en las entrevistas personales como en muchos tests y pruebas) son comunes las preguntas directas o indirectas sobre la vida privada de los candidatos; en las relaciones en el lugar de trabajo no son extraños los comentarios homófobos o el uso de lenguaje ofensivo para las personas gays, lesbianas y transexuales; en los procesos de toma de decisiones sobre aspectos como los ascensos, los premios y las condiciones de trabajo aún pesa mucho que el trabajador tenga o no un estilo de vida convencional y tradicional, como si esto hubiera de influir en su profesionalidad o productividad «. El presente Plan trabajará para eliminar estas situaciones de discriminación de los espacios y lugares de trabajo catalanes.

Habrá también incidir en un trato idóneo para las víctimas de agresiones homófobas de cualquier tipo, así como asegurar especialmente un trato respetuoso en las prácticas médicas en relación a la homosexualidad y la transexualidad. De forma especial, se deberá seguir siendo especialmente sensibles ante el SIDA y el VIH, con la asistencia óptima a las personas seropositivas homosexuales y transexuales, y con el incremento de campañas para la prevención de las enfermedades de transmisión sexual.

Asimismo, creemos que las medidas propuestas en el ámbito educativo resultan imprescindibles para asegurar la normalidad y visibilidad del hecho homosexual, desde una doble perspectiva. En primer lugar, para asegurar el normal desarrollo de la personalidad de adolescentes y jóvenes homosexuales, en un espacio donde tradicionalmente se han dado casos de acoso moral y agresiones físicas a causa de la orientación sexual de los alumnos. En una segunda vertiente, la incorporación del hecho homosexual y transexual en los currículos y asignaturas de los centros educativos de Cataluña, (de cualquier tipo, públicos, concertados y privados), permitirá un ejercicio fundamental de pedagogía social, y favorecerá notablemente el respeto de los derechos humanos de gays, lesbianas y transexuales por parte de las generaciones futuras.

Resultan también imprescindibles las medidas destinadas a velar y asegurar el bienestar social a gays y lesbianas, en especial cuando sean personas dependientes por alguna deficiencia física o psíquica, o por edad avanzada. Especial atención merecen los hombres y las mujeres transexuales, víctimas en la mayoría de casos de una discriminación social histórica.

Habrá también incrementar e impulsar la presencia de eventos culturales de temática homosexual y transexual en el conjunto de actividades culturales en Cataluña, así como asegurar la presencia normal y adecuada del hecho homosexual y transexual en el conjunto de medios de comunicación y expresiones culturales y artísticas que se den en el territorio.

Finalmente, habrá que determinar los mecanismos para rendir homenaje y reconocimiento a los gays, las lesbianas y los hombres y mujeres transexuales víctimas del franquismo, dentro del proceso de recuperación de la memoria histórica. Víctimas debido a su orientación sexual, como aún podemos encontrar, desgraciadamente, hoy en día, en muchos países de todo el mundo. En este sentido, Cataluña trabajará para convertirse en un modelo internacional de respeto a la diversidad sexual y de géneros de su sociedad, impulsando aquellas iniciativas que permitan mejorar los derechos humanos de gays, lesbianas y hombres y mujeres transexuales.

Para el adecuado desarrollo del Plan sería oportuno establecer mecanismos participativos y de relación continuada con el conjunto de entidades que trabajen en la defensa de los derechos y libertades de gays, lesbianas y transexuales de Cataluña, como un eventual órgano consultivo y participativo que se reúna de forma regular y donde sea representado el conjunto de entidades GLT catalanas. Las asociaciones de gays, lesbianas y transexuales han sido las verdaderas impulsoras de los cambios sociales y jurídicos que ha experimentado nuestro país en relación a la homosexualidad y la transexualidad. Su participación resulta imprescindible para el adecuado desarrollo de este Plan.

De esta manera el Gobierno aprueba un texto normativo pionero en la Unión Europea por su alcance y ámbito de aplicación, con la voluntad firme de ahuyentar la exclusión histórica de gays, lesbianas y transexuales. De esta manera el conjunto de ciudadanos y ciudadanas de Cataluña podrán disfrutar de una sociedad más cohesionada y respetuosa con su diversidad afectiva, sentimental, sexual y de géneros, un reflejo innegable de la capacidad de Cataluña para asumir la pluralidad de sus ciudadanos .

Màrius Tàrraga i Carmen
Responsable
Programa per al col.lectiu
gai, lesbià i transsexual

Departament de la Presidència
Generalitat de Catalunya

Setembre 2006